BOTOX

Botox La toxina botulínica más conocida por Botox ha revolucionado el mundo de la cirugía estética. Hoy en día es la técnica estética más usada y ha conseguido potenciar el conocimiento de la anatomía facial y la forma de trabajar los músculos que proporcionan la expresión.

El Botox es una sustancia que se utiliza para hacer desaparecer arrugas del rostro, como las conocidas patas de gallo, líneas en el entrecejo (ceño fruncido), la frente, etc. Es decir, reeducar los músculos para que los gestos sean más suaves. El Botox es un sistema rápido y seguro para eliminar marcas de envejecimiento y de expresión y así rejuvenecer el aspecto.

Su aplicación es sencilla y rápida. Consiste en inyectar pequeñas dosis de Botox a través de inyecciones. El efecto es relajar el músculo provocando que no se contraiga, por tanto, al desaparecer esta contracción desaparecen también las arrugas. La sesión suele durar unos 15 minutos y a los 15 días el paciente se somete a la segunda y última sesión.

Botox El uso del Botox se ha convertido en el procedimiento no invasivo más demandado y utilizado para relajar los músculos faciales responsables de las líneas de expresión que causan las arrugas y pliegues de la cara, devolviéndole un aspecto más descansado, relajado y rejuvenecido.

La actuación del Botox es en las arrugas faciales dinámicas, es decir, las que se marcan más ante ciertos gestos de la cara, como fruncir la frente o el entrecejo y son producidas por el movimiento de músculos que hay debajo de ellas. Al ser inyectado en esos músculos, consigue que se relajen.

No sólo podemos eliminar las famosas patas de gallo o las arrugas del entrecejo, sino que podemos modificar una sonrisa que enseña demasiado los dientes (también conocida como sonrisa gingival), el bruxismo o la posición de tristeza de los ángulos de la boca. También es muy importante en la eliminación de las bandas del cuello o en la arrugas del escote.

Otra aplicación del Botox, muy importe y eficaz es para combatir la Hiperhidrosis (sudor excesivo) en las axilas. Las personas afectadas por hiperhidrosis puede que se sientan incómodas en determinadas situaciones o actividades de la vida diaria. Las glándulas del sudor son muy superficiales, por eso el tratamiento es muy sencillo y rápido, apenas dura unos minutos. El Botox bloquea la glándula sudorípara evitando que excrete sudor. Los pacientes notan los efectos inmediatamente, desde la primera sesión. También tiene una duración de unos 6 meses.

En el campo de la cirugía reconstructiva es un arma de gran ayuda de cara a los tratamientos de los pacientes con asimetrías faciales a niveles como las cejas o la sonrisa, lo que nos conecta directamente con el tratamiento adyuvante de la parálisis facial o de los espasmos musculares.

El resultado va apareciendo paulatinamente al cabo de unos días, lo que supone una ventaja para el paciente, ya que nadie advertirá un cambio brusco en su aspecto. El efecto deseado se logra alrededor de los 4 días. Este efecto dura aproximadamente tres o cuatro meses. En algunas personas dura seis meses o más. A partir de ese momento, el paciente puede someterse a otro tratamiento, que seguramente será más duradero que el primero. A medida que se van realizando tratamientos la duración es mayor.

El tratamiento no causa dolor y su aplicación es sencilla y rápida. Se aplica una pequeña cantidad de líquido mediante agujas extremadamente finas debajo de la piel, en el músculo correspondiente. El paciente puede notar una pequeña molestia durante la aplicación que suele definirse como leve escozor.

El efecto es relajar el músculo provocando que no se contraiga, por tanto, al desaparecer esta contracción desaparecen también las arrugas. La sesión suele durar unos 15 minutos y a los 15 días el paciente se somete a la segunda y última sesión.

Después del tratamiento de Botox, se pueden reanudar inmediatamente las tareas habituales, trabajo, encuentros sociales, etc. Además los cuidados son mínimos: en las 4 horas posteriores a la aplicación hay que evitar frotarse la cara y acostarse, para que el medicamento inyectado no difunda hacia zonas no deseadas.

Es importante que el producto guarde la cadena de frío, por lo que no recomendamos su uso fuera de lugares autorizados.

En Clínica Dra. Castelblanque trabajamos con la marca 'Azzalure®' de la compañía farmacéutica Galderma, una de las mejores marcas del mercado, por su eficacia y la confianza que nos da esta gran compañía. La aplicación del botox, con esta marca, es más natural, porque no paraliza completamente el músculo sino que simplemente le quita el exceso de fuerza, este exceso es el que hace que aparezcan las arrugas de expresión.

  • Restylane
  • Radiesse
  • Azzalure
  • Volbella
  • Venus-Freeze
  • Reference
  • Glytone
  • Ysonut